Alba y yo

Contra el cáncer infantil.

ALBA Y YO

Conocí la historia de Alba Pérez allá por Enero de 2013 por una publicación en el facebook de un amigo y lo ves y no quieres ni pensar en lo mucho que sufre dicha pequeña, pero ves a tu hija riendo, jugando,….. Ves la publicación de nuevo otro día y empiezo a interesarme por su caso, me parecía tan cruel lo que le estaba pasando a esta pequeña que me entraban escalofríos solo de pensar que le pudiera pasar a mi hija.

Poco a poco empiezo a descubrir la cara más dura del cáncer reflejada en la sonrisa de Alba, siempre con su sonrisa con todos los tratamientos de quimioterapia, operaciones, radioterapia que llevaba tras años de lucha, recuerdo que lloré muchas noches cada vez que leía algo de ella por todo lo que había pasado y seguía pasando, quizás para mucha gente es una de tantas historias que hay en la web, pero para mí Alba fue distinta.
No se explicar el porqué, quizás su padre fue el “culpable” de que sintiéramos tan de cerca el sufrimiento de esa pequeña para que tuviéramos conciencia de lo dura que es esta enfermedad y más en una niña pequeña y que no haya suficientes recursos ni investigaciones para dicha enfermedad en niños pequeños.

Le escribí a Rafael Pérez varios correos preocupándome por su hija y dándole fuerzas para seguir adelante con toda esa batalla, Alba seguía de tratamientos y no se veía la luz por ninguna parte.
Recuerdo una publicación de Rafael Pérez, su padre, una noche desesperado, su hija se iba de su lado y no podía hacer nada, recaudaba dinero a través de los Alberos (personas que colaborabamos a través de migranodearena.org para ayudar en los tratamientos de Alba y que seguiamos su evolución), había probado tratamientos alternativos y ya nada le valía su hija poco a poco le dejaba.

Después de una semana de malas noticias, Alba nos dejó el dia 1 de Agosto de 2013, recuerdo perfectamente la noticia de su marcha, me avisaban por whatsapp que Alba había dejado de sufrir, mi mundo y las esperanzas de todos los que habíamos confiado en esos nuevos tratamientos se desvanecian.
Fueron días duros, no dejaba de pensar en ese padre y esa madre, cuanto dolor, cuanta rabia, cuanta impotencia,……

Después de muchos días, incluso meses, creí que esta lucha había que continuarla, al igual que su padre y muchos Alberos que siguen día a día ayudando a la Fundación para encontrar fondos para seguir con la investigación de esta maldita enfermedad.

Desde el año 2014 empecé a ayudar a la Fundación Alba Pérez realizando retos solidarios :

El camino de un Sueño I (2014) : Reto Camino de Santiago Roncesvalles – Santiago de Compostela, 800 kms en bicicleta de montaña en solitario.

El camino de un Sueño II (2015) : Reto Camino de Santiago desde Conil (Cadiz) hasta Santiago de Compostela , 1200 kms en bicicleta de montaña.

El camino de un Sueño III ( Proxima maratón de New York)