Etapa 2: Sevilla – Almaden de la Plata

Empezamos la mañana después de una noche tranquila, intentando dormir lo máximo posible y descansar las piernas. Sobre las 7 de las mañana hemos empezado a levantarnos y prepararnos, hemos desayunado en el mismo albergue que nos quedamos ya que el precio incluía desayuno. Después de engrasar las bicis hemos salido sobre las 8.30 camino de Guillena, pasando por el puente del Alamillo dirección Santiponce el cual hemos cruzado y por un camino de tierra hemos llegado a Guillena, por cierto era feria y el gps nos ha metido por por ella.

Cruzamos Guillena y después de varios repechos interesantes el camino nos ha metido por un sendero llamado “la ruta del agua”, por el cual nos hemos encontrado a muchas personas corriendo haciendo trail por esa zona, una zona preciosa con un sendero que pasa por las laderas de unos montes y con un río debajo espectaculares las vistas que hemos tenido durante más de 40 kms.

Al terminar los senderos por la ladera nos hemos encontrado con la “estación del gergal” que pone fin a la ruta del agua, un bar con una terraza y con muchos ciclistas que descansaban de alguna ruta marcada que debe de haber, hemos parado a tomar una cerveza para refrescarnos ya que el calor empezaba a apretar.

Seguimos camino de Castilblanco y los repechos aumentaban serpenteando laderas y laderas de montañas que parecían no acabar nunca, eran casi la 1 de la tarde y no habíamos llegado a nuestra próxima parada. Los repechos nos pasan factura y vamos con las piernas cargadas, paramos a tomar una cerveza y un bocata en Castilblanco.

El camino sigue por carretera hacia Castilblanco y la carretera sigue subiendo poco a poco y sin dejar de aumentar el desnivel hasta que llegamos al Parque Natural de La Sierra Norte de Sevilla, el cual atravesamos por unos senderos muy bonitos con árboles a cada lado, hasta que empezamos a bajar. Paramos en un centro de conservación del parque a repostar agua ya que quedan algunos kms y vamos secos y empezamos a bajar de nuevo hasta unos senderos con los que por medio de la maleza llevamos a pie del monte calvario.

El monte calvario al verlo nos ha impresionado sobre todo por lo empinado del camino pedregoso que tiene y por lo intransitable del mismo, el cual hemos tenido que subir empujando las bicicletas hacia arriba, con el peso de las alforjas nos ha costado llegar arriba, ya que el calor ha empezado a hacernos mella.

Una vez arriba hemos bajado por un sendero con bastante inclinación hasta Castilblanco, el cual al llegar hemos visto 2 albergues y uno no nos ha convencido y el otro no tenía plazas, nos hemos quedado en el municipal que esta de lujo con patio para las bicis y alojamiento limpio y cómodo, mañana hasta Almendralejo, esperemos que el día se presente mejor que hoy.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *